Cada vez hay más contaminación en las ciudades, lo que implica que la calidad del aire empeore. Algunas de las grandes ciudades europeas ya se han puesto en marcha para reducir la contaminación haciendo de sus azoteas de ladrillo y cemento espacios verdes o ‘pequeños jardines secretos’, una idea original que contribuye a una mejor calidad del aire en las ciudades.

tejado_verde

Azotea verde

Para su instalación se necesitan varias capas; aparte de la cubierta vegetal y del sustrato, se requiere un filtro, una barrera anti-raíces y una capa de impermeabilización; todo esto teniendo en cuenta el peso de soporte del edificio.

¿Qué beneficios nos aportan estas cubiertas?

  • Una mejora de la calidad del aire.

  • Actúan como aislante térmico, lo que conlleva a una disminución del consumo energético.

  • Reducen la temperatura en la ciudad; enfría el ambiente de su alrededor debido a los ciclos de evaporación. Disminuye el ‘efecto isla de calor’.

  • Retienen el agua de lluvia lo que evitan posibles inundaciones.

  • Pueden utilizarse como huertos urbanos lo que fomenta el autoconsumo.

Otra idea que ha ido surgiendo a raíz de esto, es incorporar una cubierta vegetal en los techos de los autobuses, propuesta realizada por el paisajista catalán Marc Grañén. En ciudades como Nueva York, Barcelona, Girona o Palma de Mallorca ya está implantada.

Intentemos que nuestras ciudades sean de color verde; con estas sencillas soluciones podemos mejorar la calidad paisajística de la ciudad y lo más importante mejorar la calidad de vida de las personas.