Los residuos que se encuentran en un vertedero generan una gran cantidad de gases, cuyos componentes principales son el metano (CH4), dióxido de carbono (CO2) y otros gases en un porcentaje del 5 al 10%. El biogás se produce durante los 10 y 15 primeros años de depósito, situándose los máximos de producción de gas durante los primeros años de este periodo.Es preciso tener en cuenta que va acompañado de otros compuestos que pueden ser corrosivos para las instalaciones (HCl, H2S, etc.), lo que limitará el aprovechamiento del vertedero.

Por todo esto debe estar prevista una evacuación adecuada de los gases. Si bien existen varios sistemas de captación, el método más sencillo es la construcción de chimeneas de ventilación verticales.

¿Por qué es tan importante la evacuación del biogás?

Si no se produjera esta evacuación, por una parte se incrementaría el riesgo de incendios y explosiones. Por otra parte, el biogás es un gas tóxico que perjudicaría y eliminaría en gran medida a los microorganismos que intervienen en la degradación de los residuos.

¿Para qué se utiliza el biogás obtenido?

Debido a su composición, este biogás no es apto para la distribución por las redes de gas natural, por lo que el mejor aprovechamiento es la producción de energía eléctrica o su utilización como combustible alternativo en instalaciones próximas.

¿Cómo podremos obtener una mayor producción de biogás?

Dependerá del contenido orgánico que depositemos en el vertedero, de modo que a mayor contenido orgánico, mayor producción. Una profundidad del vertedero  de más de 5 metros y un clima húmedo en el interior, son factores que influyen en una mayor producción de biogás.

Si quieres saber más de la gestión, funcionalidad, procesos que ocurren en el interior de un vertedero y rentabilidad, no dudes en matricularte en el Curso Online de Técnico en Gestión de Residuos que ofrecemos en EIMA. Te recordamos que disponemos de descuentos para desempleados y estudiantes, puedes pedir más información en info@eimaformacion.com